miércoles, 2 de abril de 2014

Lidia Prado Ruíz participa en la Antología Homenaje a Gertrudis Gómez de Avellaneda en Sevilla.


         LIDIA PRADO PARTICIPA EN LA ANTONOLOGÍA HOMENAJE A   
                        "GERTRUDIS GÓMEZ DE AVELLANEDA"
                                     - LA ETERNA ROMÁNTICA-
                           DOS ROMÁNTICAS "GERTRUDIS GÓMEZ" Y "LIDIA PRADO"
En la foto estoy leyendo mi poema junto a Edith






























Cómo se ha dicho tantas veces la historia durante muchos años ha sido escrita por y para los hombres, tantas mujeres han sido privadas de sacar libremente a la luz sus cualidades tanto en la medicina, la ciencia, las letras, un claro ejemplo de este olvido e injusticia de la historia es el caso de Gertrudis Gómez de Avellaneda.

Diversos poetas y personalidades de la cultura hispanoparlante tanto española como cubana, país de origen de Gertrudis Gómez de Avellaneda, hemos participado en una antología poética con motivo del bicentenario del nacimiento de la que es considerada como “la eterna romántica”.

Yo Lidia Prado, colaboré con mi humilde granito de arena para reparar en lo posible este daño, con mi poema ‘Esos silencios’.



Esos Silencios.mp3


El homenaje tuvo lugar en Sevilla durante el fin de semana del 22 y 23 de Marzo. Durante el fin de semana los participantes hemos recorrido los lugares en los que vivió Gertrudis en su época sevillana y se ha descubierto una placa en su honor en la casa donde ella residió durante varios años. El evento terminó el domingo por la mañana en el cementerio de Sevilla, junto a la tumba de la poeta con una lectura de poemas por parte de los poetas incluidos en la antología que a tal fin ha sido publicada, en la que tuve el honor de ser incluida.

Este homenaje ha querido saldar la deuda que la historia tiene con Gertrudis Gómez de Avellaneda, negándola la posibilidad de ocupar un sillón de la Real Academia en el año 1853, por el único motivo de ser mujer.

Algo han cambiado las cosas para la mujer desde entonces, pero todavía queda mucho camino que recorrer, no podemos olvidad que todavía hay lugares donde a la mujer se le prohibe el acceso a las escuela.

Todos los pequeños granos de arena son importantes para dejar un mundo mejor y más justo a las generaciones venideras.

Todos estos actos han sido organizados por la Asociación La Avellaneda y han Contado con el apoyo y reconocimiento Académico de la UNED.

Pincha en los enlaces de interés siguientes:


Noticia en La Voz de Almería

Noticia en el Diario de Almería

Noticia en TELEPRENSA

Noticia en Almería 360 º

Vídeo de TVE sobre la vida de Gertrudis Gómez de Avellaneda



miércoles, 15 de febrero de 2012

Galardón VII Certamen Internacional de poemas y cartas de amor Rumayquiya 2012






AMOR EN EL ABISMO
Pincha aquí para escucha Amor en el abismo




Esta será mi última carta de amor para ti, tú que has sido el gran amor de mi vida.

Todo lo bello un día termina. Recuerdo con nostalgia nuestros primeros encuentros,

cuanta pasión sentía en el silencio de mis noches al pensar en tu ingenua persona, tú

siempre sonrojándote por todo, cuanta inocencia emanaba de tu ser y ahora me siento

incluso un poco culpable de haberte robado tanta candidez, de haber sido yo el artífice de que fueran desapareciendo de tu rostro y tu entelequia esas frescas primaveras, pero

bendita culpabilidad que hizo que tu cuerpo al mío se uniera.

Superado el torbellino de la juventud, de tanta incertidumbre del futuro, parecía que el remanso llenaba nuestra existencia, qué confort, más por lo que no deseábamos que por lo que teníamos.

Dejé de decirte palabras de amor/

Dejé de mirarte fijamente a los ojos/

Dejé de clavar en ti todas mis miradas/

Dejé de abrazarte en las noches/

Dejé de notar tus ausencias/

Dejé de aliviar tus miedos/

Dejó de importarte/

Y el otoño envolvió tus primaveras.

Un día sin saber exactamente el momento, tu mirada comenzó a quedarse prendida en el aire, en un abismo sin lugar, en parajes que el tiempo atrapaba y no te devolvía.

Dejaste de decirme palabras de amor/

Dejaste de mirarme fijamente a los ojos/

Dejaste de clavar en mí todas tus miradas/

Dejaste de abrazarme en las noches/

Dejaste de notar mis ausencias/

Olvidaste mi nombre/

Mi universo se llenó de miedos/

El mundo se desvaneció, /

Sólo tú eras mi universo/

Un gélido invierno se interpuso entre los dos envolviendo nuestros cuerpos de letargo y silencio.

Aún así, a mi me bastaba con tu presencia, prefería tu vacío a tu ausencia, sentir tu respiración en la noche cerrada, ver iluminarse tu rostro al ver a esa figura, que tú vislumbrabas afable, que te atendía, que te vestía, incluso cuando encerramos nuestras vidas en las cuatro paredes de nuestra casa, cuando los lugares por los que tantas veces habíamos paseado juntos agarrados del brazo, se volvieron para ti tenebrosos, oscuros, lúgubres.

Qué fuerzas mueven los hilos del destino, a veces de una forma tan cruel. Me han flaqueado tantas veces las fuerzas para seguir adelante, tantas veces he maldecido mi destino por haberte dado a ti esta enfermedad del olvido, que ahora siento que el peso de mis maldiciones me ha devuelto la bofetada para acallar todas mis quejas, parecía que nada peor que esto podría sucederme y ahora este atroz papel que sujeto en mi mano temblorosa, leyéndolo una y otra vez perplejo, atónito, deja mi corazón sin voluntad y pulveriza mi espíritu, apartando de mi toda cordura. Una sola palabra que trae desolación a una dura existencia, “cáncer”, este vocablo ahora en nuestra longevidad, mis fuerzas aniquila.

Mi mente devastada se pregunta./

¿Qué será de ti, si yo falto? /

¿Qué desolada habitación, de que austera institución te acogería?/

¿quién percibiría que tienes frío?/

¿quién al alba susurraría nuestra canción a tu oído?/

¿quién besaría calidamente tu frente cuando tus noches se llenen de miedos ?

Paseo mi mirada por los objetos que permanecen adormecidos en las estanterías, esos platos, esas copas también formaron en el pasado parte de un escenario más activo, de tantos festejos llenos de alegría. Hoy todo está quedo, incluso nuestras vidas.

¿Por qué dejé de decirte palabras de amor?/

¿Por qué dejé de mirarte fijamente a los ojos?/

¿Por qué dejé de clavar en ti todas mis miradas?/

¿Por qué dejé de abrazarte en las noches?.

Cuando descubran nuestros cuerpos inertes, algunas voces se alzará proclamando: esto ha sido un nuevo acto de “violencia doméstica” y así sumaran nuestra desolación, dolor y pena a alguna estadística de contubernio. Tal vez, algún día alguien perciba que en la sociedad hay un gran vacío y esta carta sirva para hacerles reaccionar y no llamen violencia de sexo a lo que es pánico a la soledad. Tú postrada en nuestro lecho, raudo yo yaceré contigo, esta será nuestra postrera noche juntos y con esta mi última carta de amor el mundo sabrá que tú has sido y para siempre serás el único y gran amor de mi vida. Duerme tranquila mi dulce flor que ya nunca jamás me apartaré de tu lado.

P.D.: Un nuevo día ha amanecido y no he sido capaz de llevar a fin mi cometido. Otra dura batalla que afrontar, otra guerra por ganar, otro horizonte que robarle al destino, no me pesa, mientras tú estés conmigo.

Porque he vuelto a mirarte fijamente a los ojos/

Porque he vuelto a clavar en ti todas mis miradas./

Porque he vuelto a abrazarte en las noches./

Porque aún se respira amor, en nuestra casa.


Patinar al lado del mar en Almería es todo un lujo

ADOPCIÓN POESIA DEDICADA A GLORIA UNA NIÑA CHINA ADOPTADA POR UNOS AMIGOS

martes, 12 de abril de 2011

Violación de los derechos humanos en Almería

España es un País democrático, tenemos otorgadas muchas leyes de protección social, y toda la sociedad vela para que se cumplan y señala a quien no las cumple aunque legalmente encuentre algún subterfugio.

Tenemos leyes que son capaces de separar, de oficio, a un niño de vivir con sus padres porque su alimentación no es correcta y sufre de obesidad.

Hay leyes contra los secuestradores, si un adulto es secuestrado, aunque sufra de síndrome de Estocolmo, el secuestrador es juzgado bajo la pena máxima, sin que este hecho sirva de atenuante en un juicio.

Tenemos ordenes de alejamiento para los maltratadores, en la violencia de género.

Se nos pide que denunciemos cualquier indicio que veamos de maltrato doméstico.

¿Cuántos golpes tiene que recibir una mujer antes de denunciar a la persona que ama, con la que se ha decidido compartir su vida y que es el padre de sus hijos?.

Tenemos incluso leyes que protegen a los animales que son sometidos a unas condiciones de vida crueles. En cada rincón de nuestra geografía hemos renunciado a nuestras tradiciones y costumbres más arraigadas, en favor de eliminar las prácticas de actos crueles contra los animales.

Somos capaces de ir incluso a la guerra para liberar a un pueblo de un opresor que les priva de sus derechos más elementales, incluso asumiendo que puede haber daños colaterales, ante este tipo de actuación no hay ni una sola voz que diga NO A LA GUERRA y si éste fuera realmente el argumento creo que tendrían que emprender muchísimas acciones más, en muchos otros países.

Pero en esta España tan democrática y con tantas actuaciones en pro de la defensa de los derechos humanos, y más concretamente en Almería, nos encontramos con el BURKA y con el NIQAB por la calle, sí, aquí mismo tenemos una de las formas más aberrantes de opresión y vejación de la mujer, aunque ella misma sufra del síndrome de Estocolmo en algunos casos, esto no hace menos grave, aberrante y humillante el delito.

¿Dónde está en estos casos Amnistía Internacional? ¿Dónde todas las voces que son capaces de decir que un cuento es un enemigo público y no hacen nada ante estos casos?. Ya tenemos un precedente valiente que nos debe hacer reflexionar y actuar a todos, Francia.

Todos somos capaces de mirar hacia otro lado cuando vemos un burka por la calle, tengo que confesar que yo misma miré para otro lado en el primer momento, temerosa de alzar mi voz, pero este hecho no me dejó dormir, tenía que hace algo, pero no sabía qué, ni a quién dirigirme.

Me he decidido a hacer esta denuncia, para que se unan más voces y que la lucha de tantas mujeres que murieron porque hoy tengamos derecho al voto y a un trato digno en el trabajo y en la sociedad, de igual a igual, no haya sido en vano, y aunque no podamos cambiar el mundo por lo menos seamos capaces de no empeorar los logros conseguidos y evitar que lo “POLÍTICAMENTE CORRECTO”, no sé para que intereses, enturbien y malogren los DERECHOS HUMANOS y más concretamente los derechos de las mujeres.

Si ellas no son conscientes de que están siendo oprimidas, nuestra sociedad si lo sabe. ¡Todos contra la violencia de género en cualquiera de sus expresiones!

Si lo anteriormente no es suficiente para considerar que el burka no debe tener sitio en una sociedad democrática, aludiremos a las leyes que ya tenemos establecidas y que al parecer no se aplican para todos por igual:

Ley Orgánica 1/1992, de 21 de febrero, sobre Protección de la Seguridad Ciudadana.

Artículo 20.

- Los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad podrán requerir, en el ejercicio de sus funciones de indagación o prevención, la identificación de las personas y realizar las comprobaciones pertinentes en la vía pública o en el lugar donde se hubiere hecho el requerimiento, siempre que el conocimiento de la identidad de las personas requeridas fuere necesario para el ejercicio de las funciones de protección de la seguridad que a los agentes encomiendan la presente Ley y la Ley Orgánica de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

- En los casos de resistencia o negativa infundada a identificarse o a realizar voluntariamente las comprobaciones o prácticas de identificación, se estará a lo dispuesto en el Código Penal y en la Ley de Enjuiciamiento Criminal.


Lidia Prado